Hace tiempo que no escuchamos a Mark Bernes, así que hoy vamos a hacerlo, y probablemente en los próximos días también. Hoy os traigo una canción de una película -“Los cazas”, 1939- sobre la peripecia de tres amigos de la infancia, que, como es natural, porque de lo contrario no habría película, devienen con el tiempo en trio amoroso. Sergei, Nicolai y la chica, Varia.

Ellos acaban en la guerra, pilotando aviones y rivalizando por el amor de Varia, que se decanta finalmente por Sergei, aunque, como consecuencia de un acto heróico, Sergei pierde la vista y decide dejar a Varia, y la miente, diciéndole que está casado. Como en Hollywood, al final triunfan el amor y la amistad, por obra y gracia de un profesor de oftalmología que se ofrece a ayudar a Sergei si consigue llegar al hospital. Las condiciones meteorológicas son terribles, pero Nicolai, su amigo y rival por los amores de Varia, finalmente le ayuda a llegar… y asi Varia recupera la vista y vuelve con Varia.

Pues en medio de todo este jaleo, Don Mark Bernes se sienta al piano y canta esta canción.

Любимый город

В далекий край товарищ улетает,
Родные ветры вслед за ним летят.
Любимый город в синей дымке тает,
Знакомый дом, зеленый сад и нежный взгляд.
Любимый город в синей дымке тает,
Знакомый дом, зеленый сад и нежный взгляд.

Пройдет товарищ все бои и войны,
Не зная сна, не зная тишины.
Любимый город может спать спокойно
И видеть сны и зеленеть среди весны.
Любимый город может спать спокойно
И видеть сны и зеленеть среди весны.

Когда ж домой товарищ мой вернется,
За ним родные ветры прилетят.
Любимый город другу улыбнется:
Знакомый дом, зеленый сад, веселый взгляд.
Любимый город другу улыбнется:
Знакомый дом, зеленый сад, веселый взгляд.

La ciudad amada

El camarada vuela hacia un territorio lejano,
aires familiares vuelan en pos de él.
La ciudad amada se disipa en la neblina azul,
hogar familiar, verde jardín, tierna mirada.
La ciudad amada se disipa en la neblina azul,
hogar familiar, verde jardín, tierna mirada.

El camarada pasará todas las batallas y las guerras
sin conocer el sueño, ni el silencio.
La ciudad amada puede dormir tranquila,
y soñar y reverdecer durante la primavera.
La ciudad amada puede dormir tranquila,
y soñar y reverdecer durante la primavera.

Cuando regrese a casa mi camarada,
con él vendrán aires familiares.
La querida ciudad sonreirá al amigo:
hogar familiar, verde jardín, tierna mirada.
La querida ciudad sonreirá al amigo:
hogar familiar, verde jardín, tierna mirada.

También te gustará...

Tagged with →